Hacia una agricultura ecologica

La conciencia ecologica está en alza por estos tiempos. Se vislumbra una revolución ecologica en busca de un mundo sustentable y amigable con el medio ambiente. La agricultura podría aportar mucho a este objetivo, pero es necesario un cambio hacia una agricultura ecologica. Una transformación radical de la producción y desarrollo agrícola.

En un documento publicado recientemente por la UNCTAD, entidad dependiente de las Naciones Unidas (ONU), se aborda la problemática actual de la agricultura. Cada vez más orientada al monocultivo y con prácticas contaminantes.

El documento promueve un movimiento integral de la gestión agrícola, reconociendo al agricultor como un verdadero gestor de un sistema agro-ecologico, además de productor agrícola.

La transformación requerida es mucho más que cambiar el sistema agrícola actual, es necesaria una comprensión de las múltiples funciones de la agricultura. Su importancia para la pobreza, el desarrollo rural y el importante papel que desempeña para hacer frente a la escasez de recursos y al cambio climático.

Un difícil desafío

La magnitud del cambio plantea un desafío. Las cuestiones de los gobiernos, los problemas de “asimetría de poder” en los mercados de insumos y alimentos y las reglas comerciales actuales representan una barrera difícil de superar.

El documento titulado “Despierta antes que sea demasiado tarde” promueve la agricultura sostenible, y carga la responsabilidad de velar por la ecologia al productor agrícola. Más de 60 expertos internacionales aportaron sus puntos de vista y analizaron exhaustivamente los retos y planteos estratégicos para enfrentar los problemas relacionados al hambre y la pobreza. Los medios de subsistencia rurales, la falta de igualdad social y de genero, la salud, la nutrición y fundamentalmente, el cambio climático y la sostenibilidad del medio ambiente: la temática predominante en todo el trabajo.

El desarrollo agrícola se encuentra en una verdadera encrucijada. Algunos datos lo ponen en evidencia: Los precios de los alimentos en el período comprendido entre 2011 y mediados de 2013 eran casi un 80% superior a la del período 2003-2008. El consumo mundial de fertilizantes se multiplicó por ocho en los últimos 40 años, pese a que la producción de cereales solamente se duplicó.

Los limites ambientales –que ya se han superado- en cuanto a la perdida de biodiversidad y de contaminación de nitrógeno en los suelos fueron causados por la agricultura, y las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por la agricultura son sólo superadas por el sector transporte.

Analisis de la agricultura actual

Lo más importante de todo, a pesar de que el mundo actualmente ya produce suficientes calorías por cabeza para alimentar a una población mundial de 12-14 billones de personas, el hambre sigue siendo un desafío clave. Casi mil millones de personas sufren de hambre crónica y otros mil millones están desnutridos. Un 70% de estas personas son a su vez los pequeños agricultores o trabajadores agrícolas.

Por otra parte, las tendencias actuales de la demanda de biocombustibles excesiva y los animales se concentran el uso de piensos de cereales y semillas oleaginosas, las dietas demasiado altas a base de carne y restos de comida después de la cosecha se consideran como un hecho, en lugar de cuestionar su racionalidad.

La estrategia que se recomienda a los países dependientes de los mercados internacionales para satisfacer la demanda de alimentos básicos en desarrollo, mientras que se especializa en la producción y exportación de cultivos comerciales “lucrativos”; no ha dado los resultados esperados. Se basó en los precios bajos de los alimentos de primera necesidad y no hay escasez de la oferta en los mercados internacionales, las condiciones que han cambiado drásticamente desde el cambio de siglo.

La globalización también ha favorecido la especialización excesiva, el aumento de escala de la producción de algunos cultivos y la enorme presión de costes. Todo esto ha agravado la crisis ambiental de la agricultura y la reducción de la resistencia agrícola. Lo que ahora se requiere es un cambio hacia modelos de producción diferentes que reflejan la multifuncionalidad de la agricultura y mejorar los ciclos de nutrientes cercanos.

Además, como las externalidades ambientales no son principalmente internalizadas, los impuestos al carbono son la rara excepción y no la regla, y los mercados de compensación de carbono son en gran medida disfuncionales – factores todos que dan prioridad a la producción alimentaria regional / local a través de mecanismos “lógicas” del mercado – las normas comerciales deben permitir un enfoque regional más alta de la agricultura a lo largo de la línea de “lo más regionalizado / producción localizada de alimentos como sea posible, la comida que cotiza tanto como sea necesario”.

Cambio climático, futuro de la agricultura

El cambio climático afectará drásticamente la agricultura, sobre todo en los países en desarrollo con mayor futuro crecimiento de la población, es decir, en el África subsahariana y Asia meridional. En este contexto, la transformación fundamental de la agricultura puede muy bien llegar a ser uno de los mayores retos, en particular para la seguridad internacional del siglo 21.

Crecimiento mucho más lento de la productividad agrícola en el futuro, una población rápidamente creciente en los más de recursos limitados y el cambio climático y las regiones expuestas a crecientes crisis ambientales de la agricultura son las semillas de la creciente presión sobre la seguridad alimentaria y el acceso relacionado con la tierra y el agua. Esto no puede sino aumentar la frecuencia y la gravedad de los disturbios, causada por el alza de precios de los alimentos, la inestabilidad política, y la tensión internacional, vinculada a conflictos por recursos y los movimientos migratorios de las poblaciones.

Participa, comenta, opina, discute y diviertete

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *