Agrocombustibles y su impacto ambiental

La producción de agrocombustibles está en aumento, son muchos los países que promueven el cultivo de especies vegetales destinadas a la fabricación de combustibles.

La contaminación que genera un motor que utiliza agrocombustibles es menor que aquel que consume gasolina, pero hay otros factores que hay que tener en cuenta a la hora de medir el impacto ambiental de cada uno de ellos.

Muchas de las especies cultivadas para agrocombustibles son importadas de otras regiones del planeta, lo cual significa un gran impacto ambiental, perjudicando al resto de las especies endémicas que han tardado miles o millones de años en formar un ecosistema armónico y equilibrado.

Recientemente, alrededor de 200 biólogos, científicos y activistas ecologicos pidieron al presidente de EEUU Barack Obama que deje de fomentar el cultivo de ciertas especies que se utilizan para producir agrocombustibles. La mayor preocupación es por la biodiversidad. La cuestión de los alimentos también es un tema central en la discusión.

Afortunadamente, existe un gran número de plantas que se pueden usar para producir energía. Cada región o país del planeta posee sus plantas nativas que se adecuan a la producción de combustibles y que no son una amenaza para la biodiversidad. Es preciso seleccionar la especie ideal para cada región, aquella que tenga el menor impacto ambiental.

¿Alimentos o combustibles?

Más cultivos para agrocombustibles significa menos hectáreas cultivadas para alimentos. El hambre mundial ya es un problema y el crecimiento de los agrocombustibles podría agravarlo aún más.

¿Tiene sentido ocupar grandes espacios de zonas cultivables para producir combustibles? Esto es tema de discusión por estos días, las distintas organizaciones ambientales y oficiales tienen posturas opuestas. Por un lado, los agrocombustibles podrían ser la solución a la contaminación por los combustibles fósiles, además de que son una fuente de energía limpia y barata.

Quienes se oponen a los agrocombustibles se preocupan por la reducción de cultivos de especies comestibles, debido al avance de los cultivos destinados a agrocombustibles. Sostienen que la alimentación humana es más importante y que la producción de combustibles no puede crecer a costa de la producción de alimentos.

En contra del sistema y a favor de las personas

Es obvio que los intereses económicos están detrás de este impulso que está experimentando la industria de los agrocombustibles. Es verdad que su combustión es menos contaminante que los combustibles fósiles, sin embargo; aún quedan dudas de si generan gases de efecto invernadero, que son responsables del calentamiento global.

Que el sistema de agricultura industrial atenta contra la biodiversidad no es nada nuevo. La deforestación de bosques tropicales y el procesamiento de zonas húmedas para la expansión de monocultivos suponen un gran daño a la ecología y al medio ambiente.

Por las generaciones futuras, los líderes deben estudiar a fondo el tema de los agrocombustibles antes de fomentarlo. Las grandes extensiones que se destinan al monocultivo ya son un problema ambiental. Y un gran problema si se tiene en cuenta que por ejemplo, las hectáreas cultivadas en todo el mundo sólo de soja, llegan a casi 100 millones,

Participa, comenta, opina, discute y diviertete

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *