Arrojan toneladas de peces muertos al mar Argentino

Debido a la pobre legislación vigente en cuanto a la industria pesquera en Argentina, cientos de buques arrojan toneladas de peces muertos al mar, buscando llenar sus bodegas de langostinos.

Este crustáceo es el producto de mayor valor comercial que pueden extraer y las empresas pesqueras sólo se interesan en esta especie

Alrededor de 10.000 toneladas de peces muertos son arrojados al mar cada día por cientos de buques pesqueros. Es un derroche de alimentos de alta calidad, que bien podría utilizarse para alimentar a los sectores más carenciados de la población.

Si bien esta puede ser una mala noticia para los humanos, es una muy buena noticia para todo tipo de animales marinos, que encuentran alimentos al por mayor fácilmente. Incluso han aprendido a perseguir a los buques sabiendo que en algún momento recibirán toneladas de alimentos sin esfuerzo.

Sin embargo, en las costas patagónicas, las poblaciones de gaviotas, albatros y otras aves como los pingüinos; han experimentado un crecimiento excepcional, precisamente debido a esta abundancia de alimentos.

En especial las gaviotas, que son muy hábiles y consumen la mayoría de los “descartes”, han experimentado una verdadera explosión demográfica. Las bandadas de gaviotas se multiplican en lugares como Punta Tombo, Chubut o en las costas cercanas a la Península Valdez. No es de extrañar que dentro de poco tiempo tengamos la noticia de que las gaviotas están invadiendo las costas patagónicas, convirtiéndose en plaga. El interrogante es ¿Qué pasará con todas estas gaviotas cuando los buques dejen de arrojar peces muertos?

A esto se suma el hecho de que la Comunidad Europea ha prohibido recientemente la actividad de los buques factoría en sus aguas, con lo cual las empresas pesqueras optaron por enviar sus buques a la costa patagónica.

Recientemente, los propios marineros se levantaron contra esta situación. Tomaron varias plantas de procesamiento en Puerto Deseado. Uno de los reclamos era que se prohibiera arrojar peces muertos al mar.

Se ha implorado a los empresarios y a los dirigentes políticos regionales y nacionales que acaben con esta depredación voraz y sin sentido. Pero una vez más los intereses politico-economicos pueden más que el sentido común, que como en todos los casos, va de la mano con la ecologia y el cuidado del medio ambiente.

Participa, comenta, opina, discute y diviertete

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *