Bioconstrucción: Un edificio con algas vivas

En Hamburgo, Alemania, una nueva forma de eficiencia energética ha sido aplicada en lo que llamamos bioconstruccion, un edificio con algas vivas que se utilizan para producir energía eléctrica, además de que sirve como aislante térmico y acústico.

La política energética europea ha llevado a ingenieros y científicos a agudizar su ingenio, para el año 2020 los países europeos estarán obligados a producir la misma cantidad de energía que consuman.

El edificio de cinco pisos y quince viviendas está cubierto de paneles con algas en su interior. Son 129 fotobioreactores donde se cultivan microalgas, alimentadas por bióxido de carbono y otros nutrientes.

Las placas absorben la luz solar para que las algas puedan realizar fotosíntesis, transformando el dióxido de carbono (CO2) en biomasa, que se transforma en biogas, que a su vez se utiliza para producir energía eléctrica.

El proyecto de bioconstrucción

El sistema puede implementarse en cualquier edificio que supere los 200 metros cuadrados de fachada, el edificio de viviendas Intelligent Quotient (BIQ), es obra de la empresa Strategic Science Consult (SSC) desde donde han anunciado que pese a lo innovadora que resulta esta idea, habrá que esperar dos años para sacar conclusiones acerca de su viabilidad.

El costo de esta nueva tecnología es aún alto. Cada panel tiene un costo aproximado de 3.000 dólares, para equipar al BIQ se invirtieron 4,5 millones de dólares. Desde que fue completada la obra, la primavera pasada, cuatro de las quince viviendas fueron alquiladas.

La bioconstruccion es un concepto ecologico que ha sido planteado hace años, ahora, con las nuevas tecnologías disponibles es posible integrar plantas a las construcciones. Así se reduce la contaminación y se logra la autosuficiencia energética.

El futuro puede sorprendernos, tal vez dentro de algunos años todas las construcciones tengan algún elemento similar a estos paneles. Ya estamos habituados a ver paneles solares en los techos de casas y edificios. Esto es algo novedoso y prometedor. Las algas absorben los gases contaminantes –el CO2- y en un proceso completamente natural generan energía y aportan grandes beneficios a la ecologia y a la calidad de vida de los habitantes. Una tecnología que debe ser desarrollada en profundidad.


Participa, comenta, opina, discute y diviertete

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *